Cómo funciona el sistema linfático en las lesiones deportivas

Cómo funciona el sistema linfático en las lesiones deportivas

El Sistema Linfático

Sistema LinfáticoUna de las tareas del sistema linfático es eliminar del tejido los productos finales del metabolismo y líquido linfático. En su ambiente original, podemos imaginarnos los vasos linfáticos como un tubo de drenaje; gracias a las rendijas se pueden evacuar los detritos celulares de mayor tamaño, células del tejido y líquido adicional.

A continuación, el líquido linfático producido es transportado en dirección al corazón vía vasos linfáticos más grandes que ya no son permeables y desemboca justo delante del corazón en una vena. En la trayectoria por el cuerpo, los nódulos linfáticos están interconectados en los vasos linfáticos en función de una estación de filtración. Éstos sirven para “limpiar” la linfa.

En los nódulos linfáticos se encuentran muchas células defensoras que desintegran o bien hacen inofensivas todas las materias grandes y todos los agentes patógenos que se transportan en el líquido linfático.

La lesión deportiva genera una mayor extravasación de líquido en el tejido y una mayor extravasación de “materiales para reparaciones”. Además, se destruye tejido y se tienen que evacuar los detritos celulares existentes. El primer responsable aquí es el sistema de vasos linfáticos. Las materias adicionales deberán evacuarse lo antes posible para evitar hinchazones.

La dilatación del tejido no solamente produce dolor, sino también una desaceleración de la curación ya que a causa de la hinchazón se dificulta considerablemente el abastecimiento de las células circundantes.

Así pues, la reducción en la hinchazón es decisiva para el rápido proceso de curación.

Esto se consigue muy bien con:

• un drenaje linfático manual (movimientos suaves)

• para estimular el transporte del líquido (p.ej. LYMPHDIARAL® DS Pomada para drenaje)